26 de septiembre de 2023

Munro – Argentina

YoRio y el cuidado de las costas de zona norte

El cuidado del medio ambiente año tras año se va instalando de forma más prominente. Hoy en día el agua es quizás el más perjudicado por los desperdicios que dejan las personas por todos lados. Las costas de zona norte no son la excepción a esta regla, pero desde YoRio intentan serlo.

Juan Martín tiene 47 años y es uno de los encargados de YoRio Argentina. Esta es la organización de un grupo de personas que se reúnen a recolectar residuos acumulado en las orillas. “Nosotros no podemos únicamente quejarnos porque no limpian, tenemos que salir y aportar nuestro granito de arena” contó Juan Martín en charla con Viví el Norte.

La intención de ellos es que, si pueden organizarse todos en un mismo sector, logrando alcanzar los cientos de personas, es posible que más ciudadanos se junten a colaborar con la recolección. Los grupos suelen variar entre 50 y 100 personas, pero si el llamado es con anticipación, entre 400 y 500 personas se convocaron en la misma zona.

Los grupos que más fuerte trabajan son los ubicados en San Isidro, Vicente López y Tigre. La municipalidad hace limpiezas por estas zonas, pero creen que no es suficiente, por eso es que se suman a la limpieza. “Hace poco unos conocidos que hacían buceo y haciendo limpieza en la zona, me mandaron fotos de la cantidad de botellas en el fondo” recordó.

Desde 2001 que hay grupos de limpieza en las costas, pero anteriormente se hacían de forma anual. Con el correr de los años muchos se fueron acercando, como Juan Martín, que iniciaron YoRio, y logran hoy tener todas las semanas gente juntando basura. La expansión fue tal que hay grupos en otras partes del mundo replicando lo hecho en Argentina.

“El cuidado del medio amiente es algo que nos tiene que importar a todos. Ensuciar el río también puede ser penado por la ley” afirmó Juan Martín. Actualmente hay un gran caudal de jóvenes entre 15 y 30 años muy preocupados por el medio ambiente. La ayuda no es solo recolección de basura, sino también a la hora de difundir estas iniciativas.

Todo lo recolectado se apila en contenedores para que luego los camiones de recolección se lo lleven. Para poder llevar esto adelante, necesitan bolsas de nailon que le provee el municipio, guantes que lograron conseguir en formas de donaciones, o mismo los compran por su cuenta. “Mi intención es buscar alguna recompensa para quienes más se acercan a colaborar, pero aún está todo muy crudo eso” sostuvo.

Entre los desperdicios que más se encuentras, en primer lugar y sin discusión, es para las colillas de cigarrillo. Luego hay gran cantidad de botellas de primeras marcas, tanto de plástico como de vidrio, latas de cervezas, bolsas de plástico o vasos de telgopor. También pueden encontrarse cubiertas de autos, juguetes, profilácticos, ruleros, entre otras. “Ahora en época de pandemia, hay muchos barbijos y guantes enganchados en los juncos” añadió.

El cambio está en uno mismo. Usar más bolsas de tela en vez de plástico. Guardar un papel que ya no es necesario hasta estar cerca de un cesto de basura, o mismo depositarlo en contenedores de reciclaje, que sería lo ideal. “Vamos en camino a que el agua termine siendo más cara que el combustible” cerró Juan Martín.

Fuente: vivielnorte