30 de enero de 2023

Munro – Argentina

La Franja de Gaza es una vez más epicentro de escenas de guerra

El ejército de Israel respondió con su armamento a globos incendiarios y piedras que llegaron del lado palestino, donde también hubo quema de neumáticos.

El Ejército israelí confirmó que atacó sitios del grupo Hamas en la Franja de Gaza, luego de que cientos de palestinos se enfrentaran con las fuerzas militares en la frontera y lanzaran globos incendiarios hacia el sur de Israel.

Los manifestantes protestan contra el prolongado bloqueo israelí, que el vecino país considera necesario por cuestiones de seguridad.

El reciente aumento de la violencia transfronteriza está poniendo a prueba la frágil tregua que terminó con los mortales ataques del pasado mayo entre Israel y Hamas, que controla la Franja de Gaza.

«En respuesta a los ‘terroristas’ de Hamas que lanzaron globos incendiarios contra Israel y los disturbios violentos en la valla de seguridad, simplemente atacamos: un Complejo militar de Hamas y la entrada a un túnel terrorista. Hamas emplea estas tácticas por una razón: aterrorizar a los civiles israelíes. Nosotros los defenderemos», aseguraron las fuerzas armadas a través de sus redes sociales.

Hasta el momento no hay informes de víctimas mortales en los bombardeos sobre Gaza. Sin embargo, sí destruyeron viviendas.

«Gracias a Dios, estamos bien, pero la casa quedó muy dañada, las paredes se derrumbaron, los vidrios se rompieron, los azulejos se dañaron y los dormitorios también. Esta es la naturaleza del enemigo, no nos avisaron, sabiendo que tenemos hijos. No somos terroristas ni combatientes, y no somos una amenaza para ellos», dijo Mussa al-Zaanin, un residente palestino y padre de niños pequeños.

Las protestas de cientos de palestinos en la frontera se han reanudado para exigir que Israel alivie el bloqueo que durante años ha impuesto al empobrecido enclave de dos  millones de habitantes. La movilización se tornó violenta cuando algunos de ellos lanzaron globos incendiarios hacia el territorio israelí y quemaron neumáticos. Los militares  respondieron con el disparo de gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

El Ministerio de Salud de Gaza informó que once palestinos resultaron heridos en los enfrentamientos, tres de ellos por fuego real.

El sábado, los habitantes de Gaza enterraron a Omar Hassan Abu al-Nile, un niño de 12 años, quien murió a causa de sus heridas una semana después de recibir disparos de las fuerzas israelíes durante los enfrentamientos fronterizos.

Aunque el movimiento islamista ha señalado que convocó a estas manifestaciones para presionar a levantar el cierre, en ellas también participan cientos de civiles. Ellos aseguran que se cansaron de las restricciones dentro y fuera de su territorio que les impide movilizarse libremente y han devastado su economía. Todos los bienes con destino a Gaza a través de Israel deben someterse a una inspección de seguridad antes de ser permitida su entrada.

«La ocupación sionista tiene todas las repercusiones y consecuencias del endurecimiento del asedio a Gaza y la escalada de la crisis humanitaria entre sus residentes (…) No se logrará la calma ni la estabilidad mientras nuestro pueblo carezca de una vida libre y digna», afirmó el portavoz de Hamas, Fawzi Barhoum.

Israel argumenta que la barrera que construyó entre los dos territorios entre 1994 y 2005, sumado al fuerte control militar, es necesaria y surgió como medida de seguridad para
detener la infiltración de terroristas, incluidos extremistas suicidas. También para supuestamente evitar que Hamas desarrolle sus capacidades militares. 

No obstante, la última escalada de violencia se produce luego de que a mediados de agosto Israel relajara algunas restricciones al comercio en la Franja de Gaza y Egipto aliviara un bloqueo recientemente impuesto. El enclave se encuentra aislado por ambos países desde que Hamas se apoderó de él en 2007.

Pese a la nueva tensión, en la misma jornada el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, se reunió con el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz. Éste aseguró a Abbas que su país tomaría medidas para fortalecer la economía palestina, según un comunicado de su oficina.

«También discutieron la configuración de la situación económica y de seguridad en Cisjordania y Gaza (…) Acordaron seguir comunicándose más sobre los temas que se plantearon durante la reunión», indicó la nota.

Hussein Al Sheikh, miembro del Comité Central de Fatah de Abbas, dijo que la discusión incluyó «todos los aspectos» de las relaciones palestino-israelíes.

Las conversaciones de paz entre las dos partes colapsaron en 2014, aunque Israel durante el año pasado alcanzó acuerdos de normalización con varios países árabes, bajo el  patrocinio de los Estados Unidos, describe el sitio France24.com

Fuente: NA