28 de febrero de 2024

Munro – Argentina

Luca Prodan, el tano que cantaba en inglés y cambió para siempre el rock argentino

Junto a Federico Moura y Miguel Abuelo lideró el rock de los 80. El exlíder de Sumo hoy cumpliría 69 años.


El rock nacional, el fundacional de Manal, Almendra, Los Gatos, Sui Generis y Billy Bond, allanó el camino para el nacimiento de bandas cuya vigencia es perpetua. Unos años más tarde, en los 80, agrupaciones como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Los Abuelos de la Nada, Soda Stereo, Virus, Los Twist, Sumo, entre otras, sentaron las bases de una mística hecha canción que aún perdura.

Musicalmente hablando, los finales de los 80 no fueron anunciados por el calendario sino por los fallecimientos de Miguel Abuelo (Los Abuelos de la Nada), Federico Moura (Virus) en 1988, y Luca Prodan (Sumo), en 1987. Se estima que al último concierto de Sumo, el 20 de diciembre de 1987, asistieron unas 500 personas, pese a que miles afirman haber estado ese día en el Club Atlético Los Andes.

Luca partió dos días después de aquel show, el 22 de diciembre de 1987. Tenía 34 años. Menos de cuatro décadas en las que vivió en Italia, Inglaterra, Escocia… y en Argentina: en la provincia de Córdoba, en la ciudad bonaerense de Hurlingham y en los barrios porteños de Abasto y San Telmo

34 años que le bastaron para formar en Londres, Inglaterra, su primera banda, The New Clear Heads (por eso años compuso White Trash, una perla de Sumo). O para grabar en Córdoba a principios de los 80, en una consola de cuatro canales, quizás los temas del rock nacional que más nostalgia y melancolía pueden transmitir (Beautiful Losers, Red Lights, Lament, Time Fate Love) que le alcanzaron para conformar la Hurlingham Reggae Band, la primera banda reggae del país. El mensaje fue claro: “Gente, esto es reggae” (Kaya, No good, El reggae de paz y amor, Regtest, No tan distintos). Más tarde esos temas serían editados por Sumo.

Último show en Los Andes año 1987.

34 años en los que grabó el demo “Corpiños en la madrugada”, que contiene temas como Warm Mist, dedicado a su fallecida hermana, y tres discos oficiales. Luca quería abrir cabezas con el punk que mamó en Londres (El ojo blindado, Fuck you, Noche de paz) y brillar en la plena oscuridad del proto punk de Television y el post punk de Joy Division (Divididos por la felicidad, la primera versión de Nextweek, Mejor no hablar de ciertas cosas). Pero también para compartirnos el rock más crudo de Velvet Underground y Lou Reed (Heroin).

Y, tal vez lo más importante, canciones adelantadas a su tiempo, que aún hoy dan cuenta de que Sumo fue diferente (No duermas más, TV Caliente, Crua Chan, Hello Frank, Lo quiero ya, Estallando desde el océano). Y de que Luca Prodan representó un antes y un después en la historia del rock nacional. 

Fuente: Página|12