21 de julio de 2024

Munro – Argentina

La CGT, la CTA y otros espacios marcharon contra especulación y formadores de precios

Miles de trabajadores nucleados en las centrales de trabajadores se movilizaron este miércoles por la inflación.

La CGT, la CTA y otros espacios sindicales como la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) y el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) se movilizaron este miércoles desde la Plaza de la República hacia el Congreso en rechazo de «los formadores de precios y la especulación».

Poco después de las 16 y después de pasar por el Congreso Nacional, adonde llegaron procedentes del Obelisco, los manifestantes comenzaron a desconcentrarse.

Las columnas de manifestantes habían salido a las 14.30 desde la intersección de 9 de Julio y Avenida de Mayo con una bandera que atravesaba la calle con el lema «Primero la Patria», sostenida por los cosecretarios generales de la CGT Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano y otros dirigentes como Omar Plaini Sergio Romero, entre otros.

Tras aproximadamente una hora de marcha dirigentes, activistas y trabajadores arribaron a las inmediaciones del Congreso de la Nación y poco después las columnas comenzaron a desconcentrarse, mientras los principales referentes de la CGT se dirigieron a la sede de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), en Perón y Callao, para brindar una conferencia de prensa.

Si bien provocó lógicos inconvenientes en el centro de la ciudad de Buenos Aires, la manifestación de la CGT y la CTA se desarrolló de manera pacífica, controlada por la policía y por las propias organizaciones gremiales.

En forma paralela se manifestaron agrupaciones de izquierda y movimientos piqueteros, que se dirigieron a la Plaza de Mayo para protestar contra el Gobierno y en algún momento se cruzaron con los sindicatos tradicionales, pero sin que se produjeran incidentes.

Acuña había dicho a C5N que «la expectativa es que los empresarios entiendan que no pueden seguir remarcando» y señaló que en materia de salarios «cada cual en su sector tiene que discutir de acuerdo a las condiciones que está su sector».

Moyano, por su parte, sostuvo a ese medio que la marcha «es un mensaje claro para repudiar, denunciar a los generadores de precios y especuladores» y «para decir al Presidente que seguimos bancándolo, pero que ponga lo que tenga que poner para ponerle un freno a estos tipos».

«Y después seguramente en las próximas reuniones le vamos a pedir que las paritarias sean libres, que se les de un bono a los trabajadores que no lleguen a fin de mes y que se universalice la Asignación Universal por Hijo para todos los trabajadores registrados», reclamación que efectuó en un discurso previo a la marcha hacia el Congreso, ante las gruesas columnas de Camioneros, en la avenida 9 de Julio.

Daer, en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter, que acompaña una foto en la que se puede ver al dirigente al frente de la columna de su gremio, dijo: «Hoy salimos a las calles en defensa de nuestro salario y nuestros derechos. Solamente unidxs podemos hacer frente a la crisis».

Pasado el mediodía, en inmediaciones del Obelisco, se comenzó a montar un escenario en la intersección de 9 de Julio y Cerrito, y se ubicaban en el lugar filas de los gremios de UDA, UPCN, OSN y la Federación de Municipales.

Los movimientos sociales marcaron también sus presencias en el Obelisco con columnas de la UTEP, Somos Barrios de Pie, Movimiento Evita, el Frente Popular Darío Santillán, Corriente Clasista y Combativa, Liberación Popular y La Dignidad.

«Es una marcha que representa la unidad del movimiento obrero que quiere intervenir en la puja distributiva. La macroeconomía tiene que cerrar con los trabajadores adentro y por eso hay que ponerles un límite a los sectores concentrados», señaló el secretario de Somos Barrios de Pie, Daniel Menéndez.

En la intersección de 9 de Julio y Belgrano, columnas de Camioneros, Smata, Textiles, Petroleros, UTA, Taxistas y Navales se manifestaron con bombos, banderas, pasacalles y globos aerostáticos.

«Estamos en las calles para enfrentar el golpe de los formadores de precios, los sectores financieros y el FMI y apoyando al Gobierno de Alberto Fernández», señaló el dirigente social Luis D’ Elía.

«El desafío que hoy convoca es la construcción colectiva de una sólida y prolongada plataforma de Acuerdo Nacional, con amplio consenso, sobre las políticas de Estado de corto, mediano y largo plazo, por lo que es imprescindible evitar consignas vacías de contenido o ejercicios políticos que apunten solo a lo coyuntural», afirmó la CGT en un texto firmado por Daer, Acuña y Moyano.

En ese marco, señaló que la patria exige «compromisos firmes para mitigar la injusticia social que hoy asfixia», y enfatizó que la marcha interpelará a todos los actores políticos con responsabilidad representativa a comprometerse con el destino común.

«Esos actores políticos deben abandonar la mezquina confrontación electoral en beneficio de intereses individuales. La inflación alcanzó niveles intolerables que pulverizan el poder de compra de los trabajadores y, mucha de la responsabilidad, depende de sectores que se apropiaron de ganancias en tiempo de pérdidas para los trabajadores», advirtió la CGT.

En el marco de la movilización, el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) se concentró desde las 12 en las Avenidas Belgrano y 9 de Julio; del mismo modo en que lo hacían los gremios de la CTA en San Juan y 9 de Julio y, cerca de las 13, los movimientos sociales y el partido Miles se reunieron en 9 de Julio y Avenida de Mayo.

Las organizaciones sociales de izquierda y los partidos y gremios del sector, en tanto, llamaron a una jornada de lucha alternativa contra «el ajuste y en apoyo de las luchas» con una marcha a Plaza de Mayo.

El diputado nacional del Frente de Todos (FdT) y secretario general de la CTA, Hugo Yasky, destacó que la marcha fue organizada para «denunciar a los sectores especulativos de la economía» que «son los que provocan ataques a los precios de los alimentos».

Fuente: m1